EDUCACION FAMILIA IDIOMAS

Cómo adaptarse a otra cultura

Hay cuatro grandes factores o fases que marcan el choque cultural. Cuando llegamos a otro país lo primero que aflora en nosotros es la euforia, ese primer impacto en el que todo te encanta porque es un lugar nuevo para ti, todo un reto que descubrir.

El segundo factor que aparece cuando ya ha pasado un tiempo y ha mermado esa euforia inicial, es la frustración. Comenzamos a observar cosas que nos incomodan, que nos molestan y ya no nos parecen tan idóneas: quizá el horario de las comidas no nos gusta, la gente no es como esperábamos, etcétera. Es el momento en el que todo lo que teníamos idealizado se nos viene abajo, en más o menos medida, dependiendo de las expectativas que nuestra mente hubiera hecho al respecto.

Después de esta frustración, nos encontramos ante otra fase: la aceptación.

Llegado un punto, comenzamos a aceptar todos estos cambios, nos sentimos más cómodos, más relajados, nos familiarizamos con nuestra nueva la realidad.

Para encontrarnos ante una cuarta fase o etapa: la del bilingüismo, la de sentirnos sumergidos en una nueva cultura, en un nuevo idioma, una nueva vida.

Me gustaría compartir tres consejos que te ayudarán a que tu adaptación sea más llevadera:

  1. Infórmate de todo lo que puedas sobre el lugar al que irás. Sobre la alimentación, costumbres, cómo es la gente, información útil como cómo poder moverse por el metro o diferentes trasnportes de la ciudad, farmacias por la zona, etcétera… mientras más sepas respecto a todo lo que rodee a ese que será tu nuevo hogar, más fácil te será adaptarte.
  2. Conocer el idioma y tener la fluidez verbal necesaria te hará que sea más sencillo conectar con la gente de ese país nuevo.
  3. Sal de tu zona de confort. Ve con la idea de aprender, de querer conocer a gente, de abrir tu mente.

 

Puede que también te guste...