En este artículo hablaremos sobre las ventajas que tiene para tu vida profesional la experiencia de ir de intercambio. En ocasiones escuchamos comentarios sobre la experiencia que viven tanto los estudiantes de intercambio como las familias que los acogen. Un intercambio estudiantil va mucho más allá de ser alojado en una casa en el extranjero, involucra un profundo enlace cultural que constituye una de los medios más enriquecedores para adquirir una amplia visión del mundo.  Estas son sus principales cinco ventajas:

1. Crecimiento personal

Dicha visión amplia del mundo no involucra únicamente el ámbito de la cultura general de un lugar determinado sino también entender cómo sus habitantes piensan y se desenvuelven, para así comprobar de primera mano todo aquello que nos une y nos diferencia como seres humanos.

Esto se ve potenciado durante un intercambio, ya que el estudiante debe compartir a diario con la familia que lo recibe, lo cual no tendría que hacer en caso de, por ejemplo, rentar un piso en el cual vivir durante su estadía en territorio extranjero. Así, el estudiante de intercambio está fuera de su zona de confort, lejos de su esfera de influencia, de modo que forzosamente deberá ser hacer gala de la resiliencia a fin de resolver sus problemas. El resultado es una persona con mayor tolerancia a las frustraciones, lo cual definitivamente le servirá para su vida en general.

2. Convertirse en un ciudadano de mundo

Lo mejor del intercambio y, en general, de las estadías prolongadas en otros países es que se traducen en experiencias que transforman a quienes las viven en “ciudadanos del mundo”, concepto que se refiere justamente a aquellas personas que cuentan  con una mayor comprensión del globo terráqueo gracias a sus experiencias adquiridas durante sus viajes, y que tienen una mayor facilidad de crear conexiones entre distintas culturas y formas de ver la vida.

3. Mayores perspectivas laborales

Mejores oportunidades de empleo

El cuerpo no es lo único que se está trasladando a otro lugar geográfico: los sentidos, emociones y demás empiezan a expandirse en la medida que se convive en ese otro lugar. Las habilidades adquiridas gracias a un intercambio se traducen a nivel profesional en mejores oportunidades de trabajo. En efecto, haber vivido esta experiencia es considerado un plus por los reclutadores de empresas reconocidas, pues saben que quienes fueron estudiantes de intercambio tienen puntos extra en adaptabilidad, fortaleza emocional, negociación y liderazgo.

Los estudiantes de intercambio suelen tener que lidiar con situaciones que de otro modo no se enfrentarían. No hablamos necesariamente de crisis de gran envergadura, sino incluso de labores sencillas como cocinar, asear el hogar y cumplir con los demás quehaceres diarios. Eso les da un mayor sentido de responsabilidad que resulta codiciado por un jefe de recursos humanos.

Además, el intercambio estudiantil puede considerarse una actividad extracurricular. Hoy en día el mercado laboral es muy reñido por lo que cada experiencia que una persona sume a su currículo aumenta las probabilidades de que sea considerado con preferencia sobre otros a la hora de ser contratado.

4. Posibilidad de aprender nuevos idiomas

Aprender un nuevo idioma es ventajoso desde todo punto de vista: abre el abanico de potenciales empleos bien remunerados, permite tener relaciones personales con más personas y, en general, tener acceso a toda una cultura que ni el traductor más sofisticado logra interpretar por completo.

Existen palabras y frases que no tienen traducción exacta en otro idioma, por lo que debemos conocerlo desde sus raíces para verdaderamente comprender el significado de las mismas, ¿y qué mejor manera de aprender tales raíces que en el seno de una familia de un país en el cual se habla tal idioma?

Claro que obtener una educación formal siempre será beneficioso, pero la práctica de un idioma en un espacio más íntimo, como el de un hogar en el que es acogido a un estudiante de intercambio, definitivamente reforzará el aprendizaje de dicho idioma.

 5. Networking

Hacer redes sociales

Incluso el profesional más destacado, con las mejores calificaciones, cursos y certificaciones en su haber puede servirse de una amplia red de contactos. Hacer un intercambio puede brindarle justamente eso: el hecho de obtener una educación formal, per se, pone en contacto a cualquier estudiante con otras personas que tienen sus mismos intereses y metas, pero si a eso se le agrega que dicho estudiante es acogido en un hogar que recibe a estudiantes de intercambio y mantiene una buena relación con su familia de acogida, es bastante probable que los miembros de dicha familia lo introduzcan en su círculo de influencia,  lo cual a su vez termine traduciéndose en mayores y mejores oportunidades de desarrollo profesional.

Así que como puedes ver son muchas las ventajas de ir de intercambio. ¿Ya estás decidido a hacerlo o necesitas más información en ese sentido? En cualquiera de estos casos, por favor contáctanos.

Puede que también te guste...

2 comentarios

  1. […] un post anterior hablamos de las bondades que acarrea  hacer un intercambio para la vida profesional, y en otros hemos señalado las ventajas de hacer dicho intercambio en ciertos países en […]

  2. […] tomaste la decisión más importante que es participar en dicho programa, el cual te dará muchos beneficios a nivel profesional. Ahora bien, uno de los aspectos fundamentales para que disfrutes al máximo esta experiencia es […]

Los comentarios están cerrados.